13 feb. 2006

Animaladas...

Murphy está últimamente cebándose conmigo de verdad, cada dos o tres días me pasa algo, nunca nada grave, pero algo que me toca un poco la moral…la de este fin de semana ha sido una contractura en el cuello, los pies hechos polvo y que mi portátil se ha declarado en huelga, bueno, el cable de la batería, no es nada grave pero me toca comprar otro y estarme sin poder mirar nada hasta que me de tiempo a arreglarlo.
Pero bueno, no pasa nada, no voy a estar siempre quejándome, así que escribamos sobre algo bonito.
Veo que en varios blogs la gente está hablando de sus animalitos, así que voy a poner unas líneas sobre los míos. Uno es en propiedad, mi gato, Sami, y el otro en usufructo, y es la perra de mi novio, Aitana.
Mi gatito tiene casi 8 años, pero es como yo, parece que tiene menos en físico y en actitud, parece un cachorro porque es delgado y activo, se mueve mucho y tiene sus manías.
Le gusta dormir a los pies de mi cama, mejor dicho, a mis pies, porque cuando estoy acostada sube a mi almohada y con sus zarpas afiladas se abre hueco por el cuello y se baja hasta los pies, que yo no se como no se asfixia ahí metido, o como no se cuece, porque mi nórdico es digno de usarse en un iglú ( sí, soy muy friolera, no concibo eso de “ uy, yo duermo desnuda porque la ropa me molesta”… Pues no, yo duermo con pijama abrigadito y dejo las exquisiteces del glamour para mis horas laborales, gracias)
Mi gato se levanta a la misma hora que yo, me reclama el desayuno mientras me lavo la cara y me pongo el cola cao, me pide leche subiéndose a la encimera y me huele los labios si le dejo acercarse.
Pero no todo es tan bonito en él. Tiene la misma mala leche que yo, y si le hurgas más de lo necesario, se vuelve y te mira con su cara de loco como avisándote, y si no para, te muerde. Es un poco gato-perro, porque no le gusta nada estar solo, odia las alturas, tiene vértigo, le gusta la carne más que el pescado y no se pasea contoneándose rozando las paredes, si no que anda desafiante mirándote como diciendo “ soy pequeño pero muy matón, nena….” Y la última curiosidad sobre el es que habla. No en castellano, pero me contesta absolutamente a todo. No, no vale reirse!! Realmente a lo que más contesta es a cuando le silbo. Le molesta el pitido y el maulla ( un sonido tipo “ guauuuu” más que miau, pero ese es otro tema!), y nos podemos tirar silbido-maullido-silbido-maullido… el tiempo que queramos. El es feliz, y yo me río mucho con él.
De Aitana hablaré mañana que quiero adjuntar una foto, porque es taaaaaan mona que aún siendo de presa ( american standfor), la gente se para por la calle a verla.
A mi me pasaba eso de bebé según mi madre, se paraban a verme, ahora como mucho se paran para apartarse porque siempre voy corriendo con prisas jejejejeje….
Feliz día a todos y a vuestros
animalit@s
.....
Por cierto, si alguien tiene o sabe de alguien que regale persas cachorros, o de otra raza, decídmelo please..... Bss

3 comentarios :

zmt81 dijo...

Imposible que no se paren a verte ahora. No me lo creo... ;) Debes ir con prisas para evitar los piropos!

Eva Luna dijo...

Uyyyy muchas gracias coraçon!!hombre, todas tenemos nuestros obreros que nos silban, y como en madriz hay tantas obras pues llevamos ventaja jejejeje...pero vamos, no me los voy quitando rollo nicole kidman eh, te lo aseguro!
Bss

Perl Oui c'est moi dijo...

Genial ese gato... ¿pero es que todos los blogueros tenemos gato? Hay una extraña conexión entre las letas y los felinos que deberíamos desentrañar.
Besos Evita