22 ene. 2008

Con sol todo es más fácil

Ayer, lunes para todo el mundo con lo que ello conlleva, empecé la mañana con broncas, un mail con copia a todo dior quejándose de un trabajo retrasado, que me llegó de rebote y se ha hecho mal y blabla bla.....agobio! ufffffffffffff!!
Y me dije: STOP: NO!! NO Y NO!! Me niego a empezar la semana cabreada. Este es mi principal problema, que nada más llegar de un fin de semana maravilloso empiezan los marrones y ya me cabreo, y aunque las cosas en unas horas se vayan solucionando, ese cabreo me dura todo el día.
Pues ayer decidí que no, que ya se arreglaría, o no, me da lo mismo, y preferé pensar en otras cosas.

En lo bonito que era el hotel donde estuvimos el sábado.
En el espléndido día que hizo el domingo para pasear, comprar, tomar cafés, comer como animalitos, hacer fotos y reirnos por cualquier cosa.
En lo que me gusta mi móvil nuevo con su fondo de pantalla también nuevo.
En que me he comprado otro par de botas. Otro más. Y ropa interior, que me hace sentir genial, oye.
En que cuando estoy contenta me sorprende a veces mi propia energía, aunque este fin de semana sí he dormido, y disfrutado de ello.
En lo bien que me sentí ayer lunes conduciendo de vuelta al curro, con la M30 despejada (sí, a veces hay milagros en Madriz), con la música a todo trapo, cantando y viendo los edificios de la city en un día despejado.
En que tengo mil planes, y eso me gusta.
En que estoy volviendo a disfrutar con cosas que hacía por rutina, obligación... en que me vuelve a gustar bailar al son de la música.

Y es que, soy como una plantita de exterior, cuando hace sol, me despejo como el cielo y todo va bien. A lo mejor es que, de verdad, por una vez, algo va bien y eso hace que vea todo lo demás como solucionable, posible de mejorar, fácil de mejorar?? puede ser, solo sé que hoy martes, vuelve a hacer sol. Mmmmm....

1 comentario :

Necio Hutopo dijo...

Pues nada mejor que salir a disfrutar el sol... supongo

Bueno, eso dicen.. A mi la verdad es que los días exesibamente soleados me dan pereza y agobio...

Además, nada mejor que una saludable malasangre para empezar la semana... Otra cosa es dejar que eso te amargue demasiado (que ya lo dicen los comerciales de bebidas alcohólicas, todo con medida y moderación... Eso se aplica a la alegría y a la mala sangre por igual).

Demasiado... Que bueno que esté feliz